EL LIBRO DE LOS MÉDIUMS

Allan Kardec

Volver al menú
Cristo mismo preside los trabajos de toda clase que están en vías de cumplirse para abriros la era de renovación y de perfeccionamiento que os predicen vuestros guías espirituales. Si en efecto, echáis una mirada fuera de las manifestaciones espiritistas, sobre los acontecimientos contemporáneos, reconocerías sin duda alguna, las señales precursoras que os probarán de una manera irrecusable que han llegado los tiempos predichos. Las comunicaciones se establecen entre todos los pueblos; destruidas las barreras materiales, los obstáculos morales que se oponen a su unión, los prejuicios políticos y religiosos se borrarán rápidamente, y el reino de la fraternidad se establecerá en fin de una manera sólida y duradera. Observad desde hoy a los mismos soberanos, empujados por una mano invisible, tomar, cosa nunca oída por vosotros, la iniciativa en las reformas, y las reformas que vienen de arriba y espontáneamente son mucho más rápidas y más duraderas que las que vienen de abajo y arrancadas por la fuerza. A pesar de los prejuicios de la infancia y de la educación a pesar del culto a la tradición, yo había presentido la época actual; soy feliz por ello, y soy aun más feliz viniendo a deciros: Hermanos, ánimo. Trabajad para vosotros y para el porvenir de los vuestros. Trabajad sobre todo por vuestro mejoramiento personal, y gozaréis en vuestra primera existencia de una felicidad de la que os es tan difícil el formaros una idea, como a mí el hacerla comprender. Chateaubriand.