EL LIBRO DE LOS MÉDIUMS

Allan Kardec

Volver al menú
Voy a hablaros sobre la firmeza que debéis tener en vuestros trabajos espíritas. Se os ha hecho una cita con este objeto, os aconsejo que la estudiéis de corazón y que os apliquéis al espíritu de ella; porque de la misma manera que San Pablo, vosotros seréis perseguidos no en carne y hueso, sino en espíritu; los incrédulos, los fariseos de la época, blasfemarán de vosotros y os abofetearán; pero no temáis, esta será una prueba que os fortificará si sabéis sobrellevarla por amor a Dios y más tarde veréis coronados vuestros esfuerzos; éste será un gran triunfo para vosotros en el día de la eternidad, sin olvidar que, en este mundo, es ya un consuelo para las personas que han perdido parientes y amigos; sabed que son felices y que podéis comunicaros con ellos, es ya una dicha. Marchad, pues, adelante; cumplid la misión que Dios os ha dado, y os será tomada en cuenta el día que comparezcáis ante el Todopoderoso. Channing.